Transparencia

Una decisión razonada y coherente

Hoy sabemos que las organizaciones que forman el sector no lucrativo —ONG, organizaciones sociales, asociaciones, fundaciones, etc. — se mueven, entre su poder e influencia para presionar a los gobiernos; su reconocimiento público y su compromiso solidario.

La Casa de los Derechos de Periodistas (CDP) asumió el compromiso, con diversas fuentes donatarias para desarrollar sus actividades; igualmente tiene un programa de trabajo tendiente a proteger la vida y la seguridad de las y los periodistas como misión principal, pero no única, está convencida de que su actividad es pública, necesaria y continuada.
En esa medida a través de este medio queremos mantener informada a la población, sobre nuestra gestión de los fondos, su eficiencia y eficacia, mostrando que en la Casa no pueden desarrollarse abusos, y aunque se enfrente a conflictos y crisis diversas, sabe el valor de la rendición de cuentas.

Aquí vamos a mostrar nuestra gestión y el uso claro y transparente de nuestras acciones y el uso de nuestros recursos.
Creemos que la comunicación es fundamental para generar transparencia dentro y fuera de la organización. De esta manera queremos mejorar nuestra imagen, sostener la confianza y credibilidad, sobre nuestro origen y desarrollo, pero también en los plazos inmediatos.

La consolidación de nuestra reputación como reconocimiento a largo nos permitirá ganar apoyos y legitimidad entre todos los grupos de interés (beneficiarios, donantes, socios, voluntarios, etc.). Tenemos la seguridad de ser capaces de desarrollar una cultura solidaria para frenar los abusos contra las y los periodistas. Rendir cuentas, como lo exigimos a las autoridades, es una cultura en proceso de formación, misma que deseamos y nos comprometemos a practicar.
En pocas palabras definimos estos principios, tomando las reflexiones de Sara Gordon :
Transparencia y rendición de cuentas de organizaciones civiles en México

A medida que la labor de las organizaciones civiles se extiende en distintos ámbitos, se les piden resultados, al igual que se exigen a las entidades gubernamentales. El hecho de que las organizaciones lleven a cabo diversas labores de interés público, a menudo financiadas con fondos de organismos internacionales, de gobiernos o donantes privados, las coloca en posición de informar acerca de la utilización de esos fondos.
La contribución de las organizaciones civiles a tareas de interés público las ha dotado de cierto grado de reconocimiento público, como lo indican datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (Encup) 2008. A pesar de esa contribución, y de que su acción se inscribe en objetivos de carácter público, lo cual hace esperar una orientación hacia la transparencia y la rendición de cuentas, esto no siempre ocurre. Sin embargo, es preciso reconocer que la entrada en vigor de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, que estableció la obligación de los gobernantes de rendir cuentas, también contribuyó a poner en el debate a las organizaciones de la sociedad civil, e incluso llevó a varias de éstas a comprometerse públicamente al respecto.

En tanto que objeto de análisis, esta problemática ha sido poco trabajada en México y se ha abordado con un enfoque de evaluación que inquiere en qué medida algunas organizaciones que se han comprometido públicamente a rendir cuentas efectivamente lo hacen (Kuri et al., 2006). En ese marco, el objetivo del presente texto es abordar algunos factores y condiciones que favorecen u obstaculizan la rendición de cuentas por parte de las organizaciones de la sociedad civil y, de ser el caso, las modalidades que practican al rendir cuentas. Este objetivo se inscribe en algunos postulados de la teoría de las organizaciones.

Los factores relacionados con la transparencia y la rendición de cuentas no son los mismos en todos los casos; sin embargo, se pueden establecer algunas líneas generales.


Rendición de cuentas y Transparencia

La rendición de cuentas (accountability) implica la obligación de informar detalladamente y asumir responsabilidades sobre una determinada acción o conjunto de acciones. Implica tres dimensiones: informativa, que se refiere a dar a conocer determinadas acciones; explicativa, que concierne a dar razones de lo que se ha llevado a cabo; de evaluación, en el sentido de reconocer lo correcto y cuestionar lo erróneo (Isunza, 2006). La rendición de cuentas implica un contenido de coerción referido a la capacidad de imponer sanciones a las desviaciones de los presupuestos establecidos (Schedler, 2004; Bresser y Cunill, 1998).

Implícita o explícitamente, hay una dimensión contractual en la rendición de cuentas, la cual implica obligatoriedad. Un actor, individual u organizacional, rinde cuentas cuando reconoce que se ha comprometido a hacer algo y ha aceptado una responsabilidad legal y moral de realizar todo lo posible para cumplir su promesa (Brown y Moore, 2001: 570). La rendición de cuentas tiene, por ello, una dimensión práctica, pero a la vez constituye un ideal abstracto, moral, de la democracia, que es reconocido como esencial por numerosas organizaciones civiles en el ámbito internacional, sobre todo por aquellas que trabajan en favor del reconocimiento de derechos.
Sabemos que nuestra organización es responsable ante sus donantes por el manejo adecuado de los recursos, pero también lo es ante los destinatarios y los beneficiarios de los proyectos, por los servicios que proporciona; en los casos en que tiene socios o aliados en un proyecto, debe rendir cuentas a los equipos que la apoyaron en una determinada tarea (Brown y Moore, 2001: 571).

Los crecientes requerimientos de información acerca de su actividad plantean la necesidad de que las organizaciones civiles rindan cuentas de manera que se pueda conocer la congruencia entre sus objetivos y sus acciones y se fortalezca su legitimidad.

En síntesis, la legitimidad y la aceptación de las organizaciones civiles entre las partes interesadas y la sociedad en general tiene una gran importancia, tanto por los objetivos de extender los valores y los principios que sustentan esas organizaciones, como por la posibilidad de acceso a fuentes de financiamiento. Los valores, la misión y las estrategias nos congruencia entre la definición de nuestros objetivos y actividades de los cuales debemos rendir cuentas. Este apartado se refiere únicamente al manejo de los recursos, pero en toda nuestra web pública se hallan los planes de trabajo y las acciones. Nos declaramos como una organización abierta para cualquier consulta.

 Escriban a:

Judith Caledrón, presidenta: juliajudith2006@hotmail.com y/o a

Sara Lovera, administradora general saraloveralopez@gmail.com


REPORTE FINANACIERO 1er. SEMESTRE, JULIO-AGOSTO Y SEPT. 2012

REPORTE FINANACIERO 1er. SEMESTRE,  JULIO-AGOSTO Y SEPT. 2012


ENERO-JUNIO JUL. -AGTO. SEPTIEMBRE  TOTAL
SALDO ANT. AL 31 DE DIC. 2011  $ 1,146,829.43
INGRESOS:
Remanente Fondo rev. De  Caja chica  $ 2,903.72
SUMA SALDO MAS INGRESOS  $ 1,149,733.15
EGRESOS:
Mobiliario y equipo de oficina  $ 13,631.98  $ –  $ 13,631.98
Coordinación y Programa jurídico  $ 113,000.00  $ 36,000.00  $ –  $ 149,000.00
Programa de protección  $ 288,271.76  $ 106,483.23  $ 26,181.25  $ 420,936.24
Administrativos  $ 312,701.42  $ 129,657.95  $ 11,905.15  $ 454,264.52
1er. Encuentro Nacional de Periodistas  $ 15,000.00  $ 88,938.90  $ 5,500.00  $ 109,438.90
SUMAN EGRESOS  $ 742,605.16  $ 361,080.08  $ 43,586.40  $ 1,147,271.64
SALDO DEL PATRIMONIO AL MES DE JUNIO  $ 407,127.99
SALDO DEL PATRIMONIO AL MES DE AGOSTO  $ 46,047.91
SALDO EN BANCO AL 13 DE SEPTIEMBRE 2012 $ 2,461.51